Shonishin, acupuntura pediátrica sin agujas

Cada vez es más común el uso de esta técnica en medicina tradicional, pues así pueden tratar a pacientes de distintas edad, incluso desde los primeros días de vida. La novedad es que no utilizan agujas ni realizan punciones lo que permite su uso en ramas de la medicina como pediatría. 
La acupuntura pediátrica Shonishin (sho = pequeño, = ni niños, shin = aguja) es una forma especializada de tratamiento para bebés y niños, que se popularizó en 1700 en la región de Osaka, Japón. El Shonishin se centra en técnicas suaves y especializadas de tratamiento no invasivo que los niños encuentran cómodos e incluso agradables. Las técnicas Shonishin involucran movimientos rítmicos, frotaciones y presiones sobre la piel del niño para dar diferentes tipos de estimulación suave. Estas técnicas armonizan y fortalecen la energía vital y la constitución del niño.

En la medicina tradicional oriental hace más de 1.000 años existe la pediatría como especialidad médica y ha desarrollado técnicas muy eficientes y no invasivas para los niños respetando y potenciando su natural capacidad de recuperación. La acupuntura pediátrica es una de ellas y se destaca pues no usa agujas y no es invasiva para los niños.

Consiste en técnicas energéticas similares a la acupuntura tradicional que habitualmente se conoce y se emplea en el adulto, pero a diferencia de esta, en la acupuntura pediátrica se realizan suaves estímulos a través de roce o suaves golpecitos en la superficie de la piel en áreas o puntos específicos que permiten restablecer el equilibrio en el niño.

“A diferencia de la acupuntura tradicional no emplean agujas y puede ser empleada en niños o también en adultos que sean más sensibles o simplemente no les agrade la técnica con aguja. A los niños claramente no les agradan las agujas. Es por eso, que puede ser empleada en niños pequeños, incluso en recién nacidos y adultos. No hay un límite de edad, ya que las técnicas se modifican de acuerdo a cada persona y dolencia”, comenta la Dra. Chavéz Directora y docente de la Escuela Internacional de Medicina y Cultura Oriental

La acupuntura que se utiliza en Pediatría es una técnica de tratamiento y de reconocimiento de patrones energéticos, por lo que también puede ayudar a prevenir desequilibrios futuros que están latentes. Por ejemplo, los motivos de consulta más frecuentes son por trastornos de atención, aprendizaje y comportamiento, también afecciones respiratorias, otitis, resfríos, asma, problemas digestivos, intolerancias, alergias estacionales, enuresis, etc.

La Médico Cirujano especialista en neurología y acupunturista Dra Chávez explica que en las terapias se emplean algunos pequeños instrumentos especiales como varillas de plata o rodillos que están en contacto con la piel del niño. La sesión es de 15 minutos de duración y la periodicidad depende del estado del niño. Respecto a los resultados, podemos decir que es muy efectivo por lo que los padres que traen a sus hijos siguen viniendo.

Beneficios de la acupuntura pediátrica

  • Afianza el vínculo del bebé con los padres, si sin estos los que aplican el masaje
  • Favorece la maduración física y emocional del bebé
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Alivia dolores y ayuda a relajarse
  • Calma las molestias por gases y cólicos
  • Favorece la organización del sueño
  • Promueve la construcción del esquema corporal
  • Ayuda a madres que atraviesan la depresión postparto
  • Contribuye a rehabilitar distintos tipos de lesiones