Techos verdes reducen contaminación en grandes ciudades

La vegetación de los techos ayuda a absorber gran cantidad de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, además es un excelente aislador térmico, reduce el calor en zonas urbanas y contribuye a mejorar la calidad del aire en la ciudad.
• En Toronto, Canadá, una ley exige desde el 2010 la construcción de cubiertas vegetales en los nuevos edificios que superan los 2.000 m2.

Este invierno ha sido especialmente crítico para cerca de una decena de ciudades desde la Región Metropolitana hasta Aysén, debido a los altos niveles de contaminación atmosférica, provocando graves riesgos para la salud de las personas, en particular a sectores más sensibles como ancianos y niños.

La discusión sobre las soluciones abarca un amplio abanico de posibilidades, incluyendo alternativas como la restricción a catalíticos y la prohibición del uso de leña, con el objetivo de reducir el material participado que afecta a las grandes urbes.

Sin embargo, una alternativa poco conocida en Chile, pero que ha sido tendencia en las llamadas ciudades “ecointeligentes”, son las cubiertas vegetales o muros y techos verdes, que han contribuido a preservar la biodiversidad en áreas urbanas, aprovechando las aguas lluvia y disminuyendo el efecto invernadero.

La empresa Sika cuenta en Chile con la tecnología para Cubiertas Vegetales, las que con distintos productos se pueden instalar en cualquier construcción nueva o antigua, ya sea en edificios, casas, locales, oficinas, etc. La tecnología mejora las condiciones de temperatura  y el consumo energético de cada edificación y por ende las condiciones ambientales del entorno.

“Las cubiertas de los edificios absorben la radiación solar y la emiten en forma de calor, lo que hace que las ciudades tengan más grados de temperatura y mayores niveles de partículas contaminantes. Es por eso que ha surgido la necesidad de implementar nuevos sistemas de impermeabilización para las cubiertas que permitan no sólo ofrecer estética, sino unas mejores condiciones climáticas y atmosféricas”, señala Patricio Villanueva, Jefe de Negocios Mantención y Especialidades de Sika Chile.

En Toronto, Canadá una ley exige desde el año 2010 la construcción de cubiertas vegetales en los nuevos edificios  que superan los 2.000 m2.  Contando ya con cerca de 40 mil metros cuadrados de superficie verde repartidos tanto edificios de uso residencial como comercial e institucional.

“Las cubiertas vegetales son una invitación a mejorar la calidad del aire en la ciudad y a promover la construcción ambientalmente responsable de los rascacielos”, agrega Villanueva.

Tecnologías
Las cubiertas verdes se dividen en extensivas e intensivas Las cubiertas verdes extensivas son aquellas donde su medio de crecimiento es menor o igual a 15 cm, son cubiertas de vegetaciones pequeñas como gramas, musgos, plantas herbáceas que requieren de poco mantenimiento y no generan grandes solicitaciones de carga para la estructura, por lo cual son ideales para edificios ya existentes. El peso saturado puede oscilar entre 58 y 170 kilogramos por metro cuadrado.

El sistema de construcción es el siguiente:

  • Sobre la losa de hormigón, la cual va a recibir la carga de la cubierta verde se aplicar barrera de humedad Sarnavap 3000 .
  • Como segunda capa y con el fin de asegurar una buena impermeabilización, colocar una cpa de membrana Tipo Sarnafil TG66-15, esta membrana además de impermeabilizar es un protector anti raíz.
  • Como paca final instalar Sarnavert Aquadrain 550, que además de actuar como drenante en el riego de las cubiertas, también actúa como retenedor de agua lo que ayuda a economizar agua en el riego lo que lo hace más sustentable.
  • Sobre el Sarnavert Aquadrain 550 se coloca la capa vegetal o capa de crecimiento, en esta se sembraran los distintos tipos de plantas.
  • Opcionalmente se puede instalar un sistema de recolección de aguas lluvias para ser utilizado para los servicios, incluso para el mismo riego de las cubiertas verdes en épocas de verano.